¿Ser o no ser Geek? He allí el dilema…

La palabra Geek desde el principio de los tiempos ha hecho referencia a personas no convencionales, ya sea por el trabajo que desempeñen o por su estilo de vida. Siempre peyorativamente, Geek es antónimo de cool.

Durante el siglo 18 en Austria y Hungría, se les llamaba “Gecken” y más adelante en el 19 en Norteamérica “Geek” a fenómenos de circo cuyo rol en algunos casos incluía locuras desde morder la cabeza de un pollo vivo hasta comer vidrio. A partir de allí y con el transcurrir del tiempo se le empezó a llamar así a cualquiera que desempeñase un trabajo raro o bizarro para la gente corriente. La palabra proviene del dialecto anglosajón, geck que significa loco.

Fue en 1952 cuando el escritor de ciencia-ficción Robert Heinlein utilizó el sustantivo por primera vez con la connotación de entusiasta de la tecnología y las matemáticas en su cuento corto “The Year of the Jackpot”. Sin alejarse de su significado original. En ese entonces y aún en la actualidad la programación, la física pura y las matemáticas continúan siendo oficios poco ordinarios. Así se les empezó a llamar geeks a este tipo de profesionales.

Hoy día se le llama Geek a los obsesionados con la búsqueda intelectual. Interesados en la tecnología y los nuevos medios de comunicación, especialmente en la informática. Expertos con las computadoras que usan el término hacker positivamente e incluso con un halo de admiración. Cualquiera que relacione materias académicas con el mundo real fuera de los estudios: Por ejemplo, utilizando el cálculo multivariado para determinar correctamente cómo debe optimizar las dimensiones de un horno para hornear unos ponquecitos.

Con la evolución de los medios tecnológicos cualquiera que quiera surfear la ola de lo actual, aprovechando al máximo los recursos que el mercado tiene para ofrecer, ha tenido que hacerse hábil en cuanto al uso de gadgets informáticos. Tablas, móviles, consolas de videojuegos más sofisticadas y con conexión a Internet, ipods, portátiles, agendas electrónicas y pare de contar, hacen dependientes a los usuarios y los obligan a migrar a una plataforma nueva cada vez que empiezan a acostumbrarse a la anterior, haciendo evidente que la resistencia al cambio no es una opción. Gran parte de los internautas se han enfrentado exitosamente al menos con el reto de hacer su propia página web y aquellos que quieran ir un poco más allá, hasta han aprendido un poco como funciona el desarrollo de software para “echar unas líneas de código” y personalizarlas aún más. ¿Eso nos hace a todos Geeks?

Geek dejó de ser una etiqueta peyorativa y se instaló en la jerga común para señalar a cualquier apasionado, ahora no sólo por la tecnología e informática sino que se extendió a la cultura popular en general. Cómics, películas, libros, T.V., música, software, idiomas, geografía, historia universal, prehistoria y así infinitos temas. El término es tan amplio como el acceso a la información del que actualmente disponemos.

El mal uso del término.

Tanto ha calado el concepto que “existen personas que estúpidamente se autodenominan geeks de la misma forma como se llamarían a sí mismos cuatro ojos, gallos, asociales”. Viviana Trujillo.

Han escogido identificarse a sí mismos como geeks de ingeniería, geeks de ciencia ficción, geeks de computación, geeks del cine (cinéfilos), geeks de los cómics, geeks del teatro, geeks de la historia, geeks de la música, geeks de deportes, geeks del arte, geeks de filosofía, geeks de literatura, geeks del renacimiento histórico, geeks de la naturaleza, geeks de la moda, geeks del maquillaje, geeks de los animales, geeks de la comida, geeks de los videojuegos, geeks de los juguetes y figuras de acción, geeks de política, geeks de las armas, geeks de automóviles, geeks de baile, geeks de juegos de roles y así hasta el infinito.

Es decir, ahora cualquiera que tenga una afición por algo ya es un “Self-considered” Geek. O más bien quien tenga una conexión a Internet. Al ponerse de moda se obvió que en su forma más esencial un Geek tiene tan pocas destrezas en la mayoría de los ámbitos humanos ajenos a su objeto de estudio, que pone en peligro su buen funcionamiento e integración con la sociedad. Todo lo opuesto a popular, ¿no?

Chicas Geek.

En una cultura patriarcal como la nuestra, cualquier aproximación de la mujer a temas que comúnmente han sido creados o identificados con el género masculino puede causar un poco de resistencia y en casos extremos de radicalismo incluso puede causar aversión.

Cada vez hay más chicas Geek, ya sea por sus aficiones o bien colaborando con grandes aportes en el ámbito de la informática, los vídeo juegos, el cine, etc. Pero aún hay barreras en cuanto a su credibilidad y qué tan genuinos son sus intereses.

En el siguiente vídeo, Anita Sarkeesian, dueña del blog Feminist Frequency, hace referencia a la inquietud de muchas mujeres de penetrar en este mundo y ser tomadas en cuenta como arte y parte de lo que se está produciendo a nivel cultural:


Fake Geek Girl.

Hace poco se desató una gran controversia en internet por un meme que estuvo circulando. Se se trata de “Fake Geek Girl” (Falsa chica Geek) y es una parodia de aquellas chicas que piensan que el calificativo Geek se adquiere con el uso de accesorios como grandes lentes de pasta negra.

Pero volvemos al punto anterior. Esa necesidad identificarse como un “Geek” y defender las “verdaderas” credenciales que te hacen ser uno y discutir entre sí por algún desaire contra esa autodeterminada identidad, es ridículo para ambas partes.

Las Chicas Geek respondieron:

Si bien es cierto que no se nos hará fácil ingresar “al club de los chicos Geek”, también hay que dejar de auto imponerse estas barreras o traspasarlas para lograr el equilibrio deseado. En la WWW, donde cualquiera puede participar y desarrollar, si sólo el 13% de los colaboradores de Wikipedia son mujeres, no tiene que ver con la página, sino con ellas mismas. En el preciso instante en que seamos más activas y demostremos que pertenecemos también al grueso de los desarrolladores de software entonces los publicistas dirigirán sus campañas también hacia nosotras.

Como todas las modas tal vez en algún momento ser Geek dejará de ser cool y recuperará su significado primordial pero el legado al menos a esta generación ha sido bastante positivo. Los ha incentivado a cultivarse, a investigar, a conectarse con muchas tendencias no necesariamente actuales sino más bien con ídolos e íconos de otras épocas. A aficionarse a la literatura, la buena ciencia ficción. Los clásicos y los más irreverentes. Todo esto a la vez que a ir con las tendencias del momento, manteniéndose actualizados en muchos ámbitos en los cuales en otras circunstancias no se hubiese podido despertar su interés.

Geek es “Una persona que ha elegido la concentración en vez de la conformidad; Aquel que persigue apasionadamente el desarrollo de alguna habilidad (especialmente técnica), la imaginación y la aceptación social no convencional”. Julie Smith.

Si has decidido etiquetarse a ti mismo y quieres saber qué tal lo estás haciendo, entra al siguiente link y responde el test, al final sabrás qué tan Geek eres.

Geek Test

Fuente: LaHormigageek

 

Posted 2 days ago by 

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About Irabert López Quintero @MenteWeb

Comunicador social, periodista digital, community manager, coralista (barítono) y defensor de la cultura en todas sus manifestaciones. CEO de @ACoralistas

2 responses to “¿Ser o no ser Geek? He allí el dilema…”

  1. Kassie says :

    I love it whenever people get together and share thoughts.
    Great blog, continue the good work!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: